Inicio » Catálogo » CDs » L » CD

15.00€

La Compagnia Digitale ‎– La Compagnia Digitale
[CD]

La Compagnia Digitale ‎– La Compagnia Digitale
La COMPAGNIA DIGITALE puede ser el último acto de la experiencia musical que comenzó en 1969 con IL SISTEMA y duró precisamente una década: una década de increíble y profunda intensidad. Agosto de 1979 A estas alturas ya se ha dicho casi todo sobre IL SISTEMA, SNC, CELESTE, ST. TROPEZ, pero no todos. La pieza que falta es la COMPAGNIA DIGITALE. Las noticias siempre han sido escasas y, a menudo, inexactas. La razón se encuentra en el hecho de que los últimos meses de 1979 habían sido bastante agitados y confusos. S T. TROPEZ no había podido continuar su discurso serenamente. El tramo rítmico, o más bien los distintos tramos rítmicos que se habían ido alternando, fue perdiendo interés paulatinamente por seguir el camino trazado y el camino recorrido. Desde el principio, la "espina en el costado" de ST. TROPEZ había sido el baterista y el baterista. Así nos encontramos con el eterno dilema de encontrar un nuevo bajista y un nuevo baterista. No quedaban muchos músicos para escuchar y sobre todo para ser considerados aptos para el papel a cubrir. Pero Fortune vino a nuestro rescate una vez más. Marco Tudini que, como recordarán, había formado parte de la formación original de CELESTE en 1972, se había marchado por motivos profesionales, yendo a Inglaterra en busca de nuevas salidas para su música. Pero en aquellos días acababa de regresar a Italia con un rico bagaje de nuevas experiencias y, tan genial y creativo como siempre lo había sido, había mejorado considerablemente su técnica instrumental y, entre los diversos instrumentos que siempre había tocado y frecuentado. (flauta, saxofones, piano, guitarra, etc.) también estaba la batería. Ahora, habiendo crecido no solo como músico sino también como intérprete, ¡podría haber sido el hombre adecuado en el momento adecuado! No me costó mucho involucrarlo y convencerlo de participar en esta nueva aventura. Se incorporó sin reservas e inmediatamente comenzó a escuchar las cintas de ensayo donde estaban las composiciones que luego se convertirían en el material que está presente en el concierto en vivo de “LA COMPAGNIA DIGITALE. Entonces, en ese momento, el taburete del baterista ya estaba ocupado. ¿Y el bajista? La situación era un poco más compleja. La incidencia del porcentaje de bajistas en relación con otros músicos siempre ha sido bastante baja. Para 10 bateristas digamos ... ¿3 bajistas? Creo que es probable. Me refiero a bateristas y bajistas de alto valor musical. Volvamos a la investigación. Reemplazar un Giorgio Battaglia o un Silvano Cecchini no fue tan simple. De todos modos, con mi habitual confianza y determinación inquebrantables, me puse manos a la obra y comencé a correr la voz y a tratar personalmente de llenar ese vacío donde estaba el 50% del motor rítmico de la banda. De repente se me ocurrió que un músico, claramente un bajista, que alguna vez había frecuentado mi estudio de grabación, podría haber sido el elemento faltante para poder completar el conjunto. Me refiero a Roberto “Roby” Rossi. En los años de 1975 a 1976 había formado parte de un trío con el que contaba mucho y que había intentado producir (siempre he tenido las ambiciones de productor y descubridor de nuevos talentos). Recuerdo que di la bienvenida a los tres músicos, que no eran otros que viejos conocidos, labrando un pequeño espacio donde intervenir en composiciones no mías, interpretando papeles con el Mini Moog. ¿Sus nombres? Claramente "Roby" Rossi al bajo, Stefano Minutolo a la guitarra y voz (recordarás su nombre en el tema "Il Laghetto del Cigno") y Marco Tudini a la batería. Antes de mudarse casi de forma permanente a Inglaterra, viajaba a San Remo y en una de esas raras y fugaces "ventanas" encontró tiempo para montar varias sesiones de ensayo. De esta alineación queda una demo de tan solo 2 minutos y unos segundos que nos hace lamentar que no continuaran. ¡Pero que así sea! Volvamos a nuestro bajista. Me comuniqué con Roby y estaba encantado de aceptar sin reservas. Cuando entonces le informé que el baterista sería Marco Tudini ……… ¡Dicho y hecho! Después de dos días ya estábamos en el estudio ensayando el material. También planeamos retomar todo el material que componía el repertorio de ST. TROPEZ pero las nuevas composiciones eran tantas que decidimos empezar de cero sin mirar al pasado. Incluso si la tentación fue realmente grande porque el legado de la banda anterior, en términos de estilo y calidad, habría sido de gran apoyo. Pero hoy me alegro de que se haya tomado esa decisión. En el horizonte no hubo citas ni a nivel de conciertos ni a nivel de contactos con productores o sellos discográficos. Solo teníamos ganas de confrontarnos con lo nuevo que avanzaba. Sabíamos muy bien que era necesario revolucionar los esquemas y crear presupuestos nunca concebidos en los que basar toda nuestra experiencia futura. Acababa de comprar un maravilloso ARP 2600 equipado con 3 secuenciadores ARP, que solo había insertado y usado parcialmente en los últimos "flashes" de ST. TROPEZ. Ahora, este nuevo equipo encontró su verdadero espacio dentro de la dinámica compositiva de la banda. De hecho, de la exploración de este sintetizador absolutamente "mítico" nació mucho más que una idea y un punto de partida. Lamento es que muchas composiciones se han quedado fuera de esta grabación. No tuvimos tiempo de prepararlos adecuadamente. De hecho, recién en agosto de 1979 mi “viejo” compañero de aventuras musicales en Celeste, Mariano Schiavolini, me preguntó si estábamos disponibles para participar en un concierto que estaba intentando organizar. No parecía cierto que pudiéramos ponernos a prueba. La oportunidad no se desperdició en absoluto. Aceleramos las pruebas. Cada momento se utilizó para mejorar cada paso y cada matiz. Por eso nos vimos obligados a limitarnos a elegir solo las piezas que queríamos presentar y que ya estaban en una fase avanzada de preparación. Terminamos justo a tiempo. ¡Al final del mes estábamos listos! Grandes expectativas y mucha emoción, como siempre, antes de enfrentarse al público. Y aquí es imprescindible contar cómo se desarrolló realmente toda la historia relacionada con el único concierto de LA COMPAGNIA DIGITALE. Como todo evento musical de verano, teníamos que llegar a primera hora de la tarde y, bajo un sol abrasador con una humedad máxima soportable -junto a la explanada donde estaba el escenario, fluía un riachuelo- para empezar a descargar instrumentos y equipos. Unos amigos diligentes intentaron echarnos una mano pero las cosas delicadas (guitarras, mis sintetizadores, teclados, etc.) tenían que tener nuestro cuidado exclusivo. Después de haber ocupado todos los rincones disponibles en el escenario para arreglar nuestros instrumentos, tuvimos el briefing habitual con el ingeniero de sonido que se suponía que se ocuparía de nuestros sonidos. Teníamos una idea clara del tipo de sonido que debería caracterizar nuestro “acto en vivo”. Literalmente volvimos loco al ingeniero de sonido pero al final nos declaramos satisfechos y como siempre pasa intentamos relajarnos cada uno a su manera. Opté por un buen chapuzón en el arroyo antes de tomar un refrigerio rápido lo suficiente como para recuperar un poco las fuerzas. Íbamos a cenar muy tarde después del concierto. Como siempre. Después del temporal "liberar a todos" nos encontramos cerca del escenario. Todo puntual y muy bien cargado. ¡Pero aquí viene la "belleza"! En la década de 1970 aún no se utilizaban consolas equipadas con memorización de niveles, timbres y efectos, por lo que se acostumbraba dejar los controles deslizantes en la posición que se había elegido como óptima. ¡Aquí está la sorpresa! Cuando empezamos a jugar nos dimos cuenta de que alguien, ¿quién sabe quién? - por cálculo, por falta de atención, por ligereza o por cualquier otra razón, había puesto a cero todos los faders, las perillas, las ollas panorámicas, los envíos de efectos. ¿Resultado? A las tres / cuatro del baterista del escenario solo se escuchó el sonido de los tambores. ¿Qué hacer? Presencia de espíritu. Uno de nosotros nos dirigimos al mezclador tratando de recrear los sonidos tan vividos a lo largo de la tarde y con la ayuda del ingeniero de sonido darle sentido a nuestro show. Deliberadamente me quedé en el escenario y pedí que se cuidaran los niveles de mis sintetizadores antes que cualquier otro instrumento. Quería así dar más tiempo a la restauración de los sonidos y niveles originales, entretener al público creando atmósferas espaciales improvisadas esperando el regreso a la normalidad. Pareció funcionar. De hecho, gran parte del concierto fue apreciado precisamente en virtud de estos "experimentos" desarrollados sobre el terreno. Durante el concierto hubo otros episodios que nos pusieron a prueba. Especialmente nuestra paciencia. Pero que así sea. Todo salió bien y hoy estamos aquí para hablar de ello. Sin embargo, este fue realmente el último episodio de una década que, personalmente, se me resbaló, dejándome sin aliento, sin palabras pero lleno de experiencia y experiencia. Mi camino como músico de banda estaba a punto de terminar (lo habría reabierto con CELESTE “Il Risveglio del Principe” en 2017, 38 años después pero todavía no lo sabía). Unas semanas después de bajar de ese escenario en agosto de 1979, firmé mi primer contrato que me permitió iniciar una carrera en solitario con la creación de SOLARE. Pero esta es otra historia. Ciro Perrino
Comentarios
Búsqueda Rápida
 
Use palabras clave para encontrar el producto que busca.
Búsqueda Avanzada
Categorías
Boxset (8)
CDs-> (393)
  0-9 (2)
  A (35)
  B (27)
  C (47)
  D (13)
  E (14)
  F (18)
  G (15)
  H (3)
  I (7)
  J (1)
  K (7)
  L (16)
  M (30)
  N (7)
  O (15)
  P (24)
  Q
  R (32)
  S (36)
  T (33)
  U (2)
  V (5)
  Y (1)
  Z (3)
Books (8)
CD+DVD (12)
DVDs-> (17)
LPs-> (70)
DVD+Book (2)
Gadgets, T-shirts (1)
Fabricantes
0 artículos
Información

Migliaia di altri titoli prog nel catalogo
Camelot Club Store

e SEGUITECI sulla nostra pagina FACEBOOK

Envíos y Devoluciones
Confidencialidad
Condiciones de Uso
Contáctenos
Idiomas
English Italiano Espanol German
Monedas
Información del Fabricante
Otros productos
Parse Time: 0.292s